El fraude fiscal es todo aquello que atenta contra la Hacienda Pública, sea del nivel que sea, eludiendo el pago de impuestos, no declarando tributos o consiguiendo beneficios fiscales de forma indebida.

Concepto de fraude fiscal

El delito de fraude fiscal hace referencia a los actos que afectan a la Hacienda Pública local, foral, autonómica o estatal de forma directa: no pagar impuestos, no declarar los tributos correspondientes, obtener ventajas fiscales de maneras incorrectas y conseguir devoluciones sin que correspondan.

Para poder hablar de fraude fiscal, estas cantidades tienen que superar los 120.000 euros. Las penas a cumplir van de uno a cinco años de prisión, además del pago de una multa que puede llegar a multiplicar por seis la cantidad de dinero afectada.

En cambio, si el fraude fiscal se comete contra la Hacienda de la Unión Europea, esta cantidad mínima baja hasta los 5.000 euros.

No hay que pensar que el fraude fiscal que se encuentre por debajo de estas cantidades queda impune. También tendrá penalizaciones solo que por la vía administrativa y no por la vía penal.

De la misma manera, existen casos concretos en los que las penas pueden ser mayores de lo establecido.

Por ejemplo, si la cuantía supera los 600.000 euros, si el fraude ha sido cometido dentro de una organización criminal o si se han utilizado paraísos fiscales, personas interpuestas o sociedades pantalla para ocultar los hechos.

Tan solo hay un caso en el que es posible evitar estas penas, que es regularizando la situación tributaria pagando lo debido tras reconocer la deuda ante la Administración Tributaria. Eso sí, siempre que sea antes de que se hayan iniciado las investigaciones.

Solo podrá reducir la pena si antes de dos meses de la citación en el juzgado reconoce la deuda ante el juez y paga la cantidad debida.

El fraude fiscal tiene una particularidad, que solo puede ser cometido por una persona física (particular) o una persona jurídica (empresa) que tenga ciertas obligaciones tributarias.

Ley de fraude fiscal

El fraude fiscal en España está en visos de actualizarse y modernizarse, gracias al último Anteproyecto de Ley de Fraude Fiscal.

Este contempla nuevas formas de fraude fiscal y delito fiscal para abarcar un mayor tipo de situaciones:

  • Control de las criptomonedas, tenencia de las mismas y transacciones varias.
  • Prohibición de software informático para falsear la facturación y la contabilidad de las empresas.
  • Prohibición de las amnistías y beneficios fiscales que no tengan justificación válida.
  • Actualización de la relación de paraísos fiscales y también regímenes fiscales que permitan que haya una mínima o nula tributación.
  • Cambios en la lista de morosos, bajando el mínimo de 1.000.000 de euros a 600.000 euros, incluyendo también a los responsables solidarios.
  • Reducción del límite de pago en efectivo, tanto para profesionales como para particulares. Ya que este dinero es mucho más difícil de rastrear.
  • Evitar el traslado de beneficios a otros países y territorios para eludir el pago de impuestos.

Ejemplo de fraude fiscal

Aunque quizá leyendo esto se pueda pensar que el fraude fiscal implica a grandes emprendedores y empresas, lo cierto es que es más común de lo que se cree. Sobre todo en escalas mucho más cotidianas de lo que pensamos.

Por ello, queremos hablarte de los casos de fraude fiscal más comunes en España, porque es posible que estés incurriendo en alguno de ellos. Recuerda que puedes contactar con nosotros para que te podamos asesorar al respecto.

Algunos ejemplos son:

  • Deducir gastos personales como si fueran de empresa o autónomo.
  • Deducir el 100 % del valor del coche cuando no está relacionado con la actividad empresarial. Las multas de tráfico tampoco son deducibles.
  • Deducir dietas de viaje en periodo de vacaciones.
  • Deducir gastos de gasolina y supermercado como si fueran de la empresa.
  • Deducir la hipoteca de una vivienda que no es la vivienda habitual.
  • Deducir un alquiler sin ser el titular del contrato o no declarar los ingresos de un alquiler.
  • Cometer errores en la declaración de la renta; aunque sean involuntarios, Hacienda puede interpretarlo como fraude fiscal.
  • Crear sociedades fraudulentas.

Como ves, incluso por simple desconocimiento, es fácil incurrir en delito de fraude fiscal y tener problemas con Hacienda. Por ello, ante cualquier duda, es mejor que estés bien informado antes de hacer nada.

Cómo denunciar el fraude fiscal

El fraude fiscal en España puede ser denunciado por cualquier ciudadano de forma anónima, mediante la página web de la Agencia Tributaria. En ella se encuentra disponible un modelo de denuncia. También puede ser presentada en cualquier oficina de la Agencia Tributaria.

La ruta a seguir en la web de la Agencia Tributaria es:

  1. Inicio.
  2. Todos los trámites.
  3. Otros servicios.
  4. Denuncia Tributaria.
  5. Denuncia Tributaria.
  6. Trámites.

Una vez allí encontrarás varias opciones para escoger con exactitud qué quieres denunciar. Si no lo tienes claro, lo más recomendable es hacer clic en Denuncia Ordinaria.

Detalles a tener en cuenta al denunciar el fraude fiscal

Además de rellenar el impreso del modelo de denuncia, existe la posibilidad de adjuntar tanto fotografías como documentos que puedan servir como pruebas de la infracción cometida.

La descripción de los hechos debe ser lo más exhaustiva posible para facilitar la investigación por parte de Hacienda. El denunciado nunca sabrá quién ha informado, pero Hacienda sí tendrá estos datos.

Qué ocurre tras la denuncia del fraude fiscal

Hacienda suele tener muy en cuenta este tipo de denuncias, ya que la mayor parte de ellas proviene de ex-parejas, antiguos socios de empresa, trabajadores despedidos o competidores.

Esto quiere decir que cuentan con información precisa y de primera mano que resulta de mucha utilidad para la investigación.

Por supuesto, también existen muchas denuncias infundadas que, sin embargo, podrían conllevar una inspección. Aunque la información no resulte útil en el momento, se guarda por si fuera necesario contrastar con posibles datos futuros.

Esto quiere decir que, aunque la denuncia no conduzca a una investigación, ni por lo tanto a una sanción, el denunciado queda “fichado” en los archivos de Hacienda.

Si crees que puedes estar en problemas respecto al fraude fiscal, contacta con nuestro despacho de abogados penalistas en Madrid y cuéntanos tu caso. Juntos encontraremos la mejor manera de solucionarlo.

Call Now Button630139281